Series y música en la educación de los adolescentes

Image for post
Image for post

¿Crees que afecta a la educación y a la manera de pensar, las series y películas que ven tus hijos?

Antes de seguir leyendo este post, me gustaría que pensaras la respuesta a esa pregunta. Tic, tac, tic, tac, tic, tac… ¿Ya lo has hecho? Me apuesto lo que quieras a que tu respuesta ha sido un rotundo: POR SUPUESTO QUE LES INFLUYE. FALTARÍA MÁS.

Y ahora otra pregunta: ¿sabes lo que me respondió el 90% de los 100 alumnos a los que pregunté? You got it! NO, NO INFLUYE NADA.

Entre estos dos polos opuestos, creo que tenemos que empezar a tender puentes. Puentes para ir de un blanco y negro a tonos más grisáceos. El 27 de abril pude dar una sesión a una treintena de alumnos de Identitas. La mayoría, profesores de colegio, padres y una arquitecto interesada en las relaciones sociales.

Comencé la conferencia contando una pequeña anécdota que me había ocurrido después de Semana Santa. Antes de empezar las clases, suelo hablar un rato con los alumnos. Hablamos de sus intereses, de lo que han hecho el finde, etc. El caso es que pregunté a un chico de 15 años qué había hecho durante esos once días de vacaciones. Me respondió con una cara de satisfacción: “Me he visto toda la serie de Naruto”. Para los profanos en cómics, ésta es una famosa serie de anime que tiene 500 capítulos de unos veinte minutos cada uno. Es decir, se pasó 6,9 días enteros viendo la serie.

Con esto quise remarcar que actualmente, las series tienen mucho peso en los adolescentes. Ven muchas series y ven las que se han puesto de moda. Por ejemplo, ahora mismo, muchos de mis alumnos de 16 años están enganchados a Peaky Blinders. Una serie que personalmente he disfrutado mucho pero que es todo menos apropiado para un joven de esa edad. Cuando me preguntan por la conveniencia de una serie o película, acudo muchas veces a Common Sense Media. En este caso concreto, esto es lo que dicen sobre la serie:

Además, te especifica cuánto de violencia, sexo, lenguaje inapropiado, etc. Como podéis comprobar, PB es una auténtica joya: violencia que hay momentos que incluso tienes que apartar la mirada por las imágenes tan explícitas, lenguaje de la calle -lindezas constantes- y unas cuantas escenas de sexo.

Con la música, pasa más o menos lo mismo. El reggaeton es nuestro pan de cada día y desde hace unos pocos años lo que denomino la peste musical: el trap. No son ni uno ni dos los que escuchan trap (es una mezcla de rap y hip hop). Lo llamo peste musical porque la temática de este estilo musical es droga, sexo y poco más. Para la sesión, tuve que pasar un pequeño purgatorio escuchando al famosísimo Bad Bunny.

La revista española Play Ground quiso aprovechar el tirón de este estilo musical e introducir una temática completamente distinta: Velázquez y sus meninas (Velaske, yo soi guapa?). Con un total de 9,3 millones de visualizaciones, el vídeo es para morirse de risa.

Los padres y profesores tenemos mucho que aportar.

Ante este panorama audiovisual y cultural, los padres y profesores tenemos mucho que aportar. Comenzando por conocer la situación y estar relativamente al día -es prácticamente imposible saber cuál es la última tontería que está de moda o la serie de HBO o Netflix que está en todas las táblets de los adolescentes- de los gustos de tus hijos/alumnos. Con ello, nos convertiremos en comunicadores válidos. Con otras palabras, dejarán de mirarte como a un ser que está pasado de moda y que no merece la pena hablar contigo de sus cosas, porque simplemente no les vas a seguir el discurso. Para conseguir ser competentes en las modas de nuestros queridos hijos, os recomiendo que acudáis a quienes están en la pomada: madres, padres y profesores que ya han empezado este camino y van aconsejando e informando sobre estos temas. Me viene a la cabeza las siguientes personas/webs:

Hablad, hablad y hablad

Finalmente, hablad, hablad y hablad. Explicad las razones por las que recomendáis o desaconsejáis ver esa serie, película o canción. Haced a vuestros hijos personas con criterio. Hacedles pensar. Cuando se equivoquen, decidles qué esperaban de ellos. Una buena razón es: no es propio de la familia XY (poned vuestros apellidos). Él, ella, quiere en el fondo, parecerse a sus padres. Aunque no te lo digan.

Ahh, se me olvidaba, y ante todo, vuestro ejemplo. Si veis una película o serie, de vez en cuando, haced algún comentario para guiarles. Para que vean lo bueno y lo malo, ya que muchas veces, está difuso.

Written by

Profesor y tutor de adolescentes. Elaboro recursos para ayudar en la educación de tus hijos. Imparto conferencias. Trato de leer 25 libros al año.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store